lunes, 10 de noviembre de 2014

Por qué existen los Sistemas Administrativos en el Estado? Una mirada desde la Teoría del Principal - Agente

Como una primera aproximación podemos señalar que los sistemas administrativos son un conjunto de reglas, que pretenden regir, encuadrar o enmarcar la actuación de las personas que administran el Estado. 

En un artículo anterior hemos señalado que la Administración Pública se presenta en la realidad con altos niveles de autonomía e intereses propios, los cuales no necesariamente coinciden con los postulados ideales sobre el Estado ni con los intereses generales de la ciudadanía. 

Lo dicho se traduce en la realización de actividades, políticas, normas y regulaciones que no benefician necesariamente a los ciudadanos, sino únicamente a políticos, servidores y administradores. 

La teoría de agencia o teoría del Agente – Principal señala que uno de los elementos clave para reducir el comportamiento oportunista de los Agentes es el establecimiento de sistemas de supervisión y control (que tenga un costo razonable para la ciudadanía). En el Ordenamiento Jurídico Peruano existen por ejemplo –desde el nivel constitucional– una serie sistemas de control y supervisión que están orientados al control de la conducta de los Agentes (de los políticos, de los servidores públicos y de la administración estatal). 


Las modalidades y mecanismos de supervisión y control son innumerables. Así por ejemplo, si examinamos el momento de la intervención supervisora, veremos que existen modelos de control previo (“ex–ante”) y modelos de control posterior (“ex–post”).  Los mecanismos de control también pueden clasificarse en internos o externos, en función al sujeto supervisor. Será interno, si el sujeto supervisor pertenece a la Administración Pública. Será externo, si dicho sujeto no pertenece a la Administración Pública.

Los sistemas de supervisión previa consisten en la intervención sobre los Agentes (en este caso, políticos y burócratas), en el proceso de adopción de decisiones y antes de que estas efectivamente se produzcan. Los sistemas de supervisión y control ex – post, implican la intervención luego de que los Agentes han realizado las acciones que les competen. 

Los Sistemas Administrativos como mecanismos de control ex – ante y de carácter interno. Lógica e importancia para la gestión del Estado. 
Una extendida y bien conocida definición de “sistemas administrativos” señala que son el conjunto de principios, normas, procedimientos, técnicas e instrumentos que regulan la utilización de recursos en las entidades de la administración pública; con el objetivo es conseguir una gestión eficaz y eficiente. 

De esta definición, quisiera resaltar varios aspectos, que se relacionan con lo expresado en líneas anteriores:

a) Su carácter normativo. Los sistemas administrativos se basan en normas. Esto significa que son mandatorios, obligatorios para la Administración Pública. Por tanto, quienes administran el Estado no pueden apartarse de las reglas y pautas establecidas en los sistemas administrativos.

b) Regulan el uso de recursos. La existencia de regulación implica que no existe libertad absoluta en la Administración Pública, sino, que su poder de decisión está limitado, encuadrado o enmarcado. Así, los sistemas administrativos constituyen un mecanismo de control ex – ante de la Administración Pública.

c) Existen procedimientos, técnicas e instrumentos establecidos. Esto refuerza la idea anterior. Los sistemas administrativos pretenden establecer limitaciones a la discrecionalidad y al poder de decisión de la Pública. Además se trata de procedimientos, técnicas e instrumentos que deben seguirse en los procesos de toma de decisión en la Administración Pública. Son elementos previos o concurrentes con la decisión. Justamente al establecerse, lo que se pretende es poner coto al problema de agencia existente.

d) El objetivo de los sistemas administrativos es promover una gestión eficaz y eficiente. En ese sentido, los sistemas administrativos son vistos como elementos que conducen a la eficiencia y la eficacia. Implícitamente esta definición nos está indicando que si no existieran sistemas administrativos, no habría gestión eficiente o eficaz. De acuerdo a lo que hemos visto, esto sucedería cuando el problema de agencia se deja abierto, sin ningún tipo de control.

En conclusión, los sistemas administrativos deben ser entendidos como mecanismos de control obligatorio y previo, establecidos al interior del Estado, para reducir el problema de agencia que se presenta con la Administración Pública. 

3 comentarios:

  1. Muy buen artículo, el problema es que el estado regula, modifica, anula, incrementa tanto las normas de los sistemas Administrativos que crea mucha incertidumbre entre los funcionarios públicos.

    ResponderEliminar
  2. El obstaculo es el desborde de normas y en ocasiones contradictorias que definen a la administraciòn como el monstruo que impide el normal desarrollo de la iniciativa privada. Esta contradiccion ha pretendido ser superada implementando los controles posteriores y el silencio positivo. Pese a ello persiste el caracter impeditivo de la norma reguladora y con ello el crecimiento del informalismo. Sugiero disminuir el crecimiento de requisitos en favor de la declaratoria de actividad controlable; ej: La declaracion de Autoavalùo, sigue siendo uno de los rubros que proveen fondos a los gobiernos locales.

    ResponderEliminar
  3. Las normas que regulan los sistemas administrativos en el Estado son necesarias para desarrollar una gestión eficiente, eficaz y económica. La falla del Estado y de los Sistemas Administrativos esta en el proceso de: Selección del servidor publico, ausencia de capacitación y alta rotación de personal en los tres niveles de gobierno. Conllevando al debilitamiento del Control Interno y Externo.

    ResponderEliminar